Juicios Mineros en Chile

Juicios Mineros en Chile

“El Estado tiene el dominio absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible de todas las minas, comprendiéndose en éstas las covaderas, las arenas metalíferas, los salares, los depósitos de carbón e hidrocarburos y las demás sustancias fósiles, con excepción de las arcillas superficiales, no obstante la propiedad de las personas naturales o jurídicas sobre los terrenos en cuyas entrañas estuvieren situadas” (artículo 1° del Código de Minería).

Toda persona tiene la facultad de catar y cavar para buscar sustancias minerales, con arreglo a lo establecido en el párrafo 2°, Título I del Código de Minería; y también tiene el derecho de constituir concesión minera de exploración o explotación sobre las sustancias que la ley orgánica constitucional declara concesibles, con la sola excepción de las personas señaladas en el artículo 22 del Código de Minería.

¿En qué consiste la concesión minera?

La concesión minera es un derecho real e inmueble; distinto e independiente del dominio del predio superficial, aunque tengan un mismo dueño; oponible al Estado y a cualquier persona; transferible y transmisible; susceptible de hipoteca y otros derechos reales y, en general, de todo acto o contrato; y que se rige por las mismas leyes civiles que los demás inmuebles, salvo en lo contraríen disposiciones de la ley orgánica constitucional o del Código de Minería.

La concesión minera puede ser de exploración o de explotación (pertenencia).

Si el Estado estima necesario ejercer las facultades de explorar con exclusividad o de explotar sustancias concesibles, deberá necesariamente actuar por medio de empresas de las que sea dueño o en las cuales tenga participación, que constituyan o adquieran la respectiva concesión minera y que se encuentren autorizadas para tal efecto de acuerdo a las normas constitucionales, como por ejemplo, Codelco.

¿Qué sustancias son concesibles?

Son concesibles o denunciables, las sustancias mineras metálicas y no metálicas y, en general, toda sustancia fósil, en cualquier forma en que naturalmente se presente, incluyendo las existentes en el subsuelo de las aguas marítimas sometidas a la jurisdicción nacional a las que tenga acceso por túneles desde tierra.

¿Qué sustancias no son susceptibles de concesión minera?

No son susceptibles de concesión minera los hidrocarburos líquidos o gaseosos, el litio, los yacimientos de cualquier especie existentes en las aguas marítimas sometidas a la jurisdicción nacional ni los yacimientos de cualquier especie situados, en todo o parte, en zonas que, conforme a la ley, se determinen como de importancia para la seguridad nacional con efectos mineros, sin perjuicio de las concesiones mineras válidamente constituidas con anterioridad a la correspondiente declaración de no concesibilidad o de importancia para la seguridad nacional.

¿Quiénes tienen la facultad de catar y cavar?

Toda persona tiene la facultad de catar y cavar en tierras de cualquier dominio, salvo en aquellas comprendidas en los límites de una concesión minera ajena, con el objeto de buscar sustancias minerales.

Los perjuicios causados con motivo del ejercicio de esta facultad deberán indemnizarse a través de juicio sumario.

Se podrá catar y cavar, libremente, en terrenos abiertos e incultos, quienquiera sea su dueño.

En los demás terrenos, será necesario el permiso escrito del dueño del suelo o de su poseedor o de su tenedor. Cuando el dueño sea la Nación o la Municipalidad, el permiso deberá solicitarse al gobernador o alcalde que corresponda.

En los casos de negativa de la persona o funcionario a quien corresponda otorgar el permiso, o de obstáculo al ejercicio de la facultad de catar y cavar libremente, podrá ocurrirse al juez para que resuelva.

Tratándose de casas y sus dependencias o de terrearnos plantados de vides o de árboles frutales, sólo el dueño podrá otorgar el permiso.

¿Quiénes pueden adquirir derechos mineros?

Toda persona puede hacer manifestaciones o pedimentos y adquirir concesiones mineras en trámite o constituidas, o cuotas de ellas, o acciones en sociedades regidas por el Código de Minería.

Se exceptúan de lo señalado anteriormente, las personas señaladas en el artículo 22 del Código de Minería, como por ejemplo, los Conservadores de Minas, los Ministros de las Cortes de Apelaciones, entre otros.

¿Cómo se constituyen las concesiones mineras?

Las concesiones mineras se constituyen por resolución judicial dictada en un procedimiento no contencioso, sin intervención decisoria alguna de otra autoridad o persona.

Será competente para intervenir en la gestión de constitución de las concesiones el juez de letras en lo civil que tenga jurisdicción sobre el lugar en que esté ubicado el punto medio señalado en el pedimento, o el punto de interés indicado en la manifestación.

No afectará la validez de un pedimento o de una manifestación la circunstancia de comprender terrenos ya manifestados o ya pedidos, sin perjuicio de los derechos preferentes a que haya lugar.

Desde el momento de la inscripción del pedimento en el Registro de Descubrimientos del Conservador de Minas respectivo, su titular podrá efectuar todos los trabajos necesarios para constituir la concesión de exploración.

Desde el momento de la inscripción de la manifestación en el Registro de Descubrimientos del Conservador de Minas respectivo, su titular podrá efectuar los trabajos necesarios para reconocer la mina y para constituir la pertenencia. Si con motivo de esos trabajos necesita arrancar sustancias concesibles, se hará dueño de ellas.

El pedimento y la manifestación, inscritos, constituyen derechos reales inmuebles, transferibles y transmisibles de acuerdo con las mismas normas aplicables a los demás bienes raíces.