Procedimiento Ley de Bancos

La presente publicación tiene por objeto ilustrar a los deudores de créditos hipotecarios sobre el procedimiento judicial, por el no pago de cuotas o dividendos regidos por la Ley General de Bancos.

Es importante señalar, que el Banco tiene dos procedimientos para hacer hacerse pago de su crédito, los cuales son las siguientes:

I.- Procedimiento Ejecutivo de Obligaciones de Dar, siendo aplicable las disposiciones de los artículos 434 y s/s del Código de Procedimiento Civil.

II.- Procedimiento Ley General de Bancos, artículos 103 y s/s.

En virtud de lo anterior, el Banco puede optar por alguno de los procedimientos ya mencionados, para obtener el pago de la deuda.

Procedimiento Ley General de Bancos

1.- ¿En qué caso el juez decretará el remate del inmueble hipotecado?

El juez decretará, a petición del Banco, el remate del inmueble hipotecado o su entrega en prenda pretoria al mismo, cuando el deudor no hubiere satisfecho las cuotas o dividendos en el plazo estipulado y requerido judicialmente no los pagare en el término de diez días.

2.- ¿Puede el deudor hipotecario oponerse a la ejecución?

El deudor podrá oponerse, dentro del plazo de cinco días, al remate o la entrega en prenda en pretoria. Su oposición sólo será admisible cuando se funde en alguna de las siguientes excepciones:

  • Pago de la deuda;
  • Prescripción;
  • No empecer el título al ejecutado.

Si no se formulare oposición, o se hubiere desechado la formulada, se procederá al remate del inmueble hipotecado o a su entrega en prenda pretoria al banco acreedor, según corresponda.

3.- ¿En qué consiste la prenda pretoria?

Consiste en que el Banco percibirá las rentas, entradas o productos del inmueble cualquiera que fuere en poder en quien se encuentre y cubiertas las contribuciones, gastos de administración y gravámenes preferentes a su crédito, las aplicará al pago de las cuotas adeudadas, llevando cuenta para entregar al deudor el saldo si lo hubiere. Sin perjuicio de lo anterior, en cualquier tiempo puede el deudor efectuar el pago de las cantidades debidas al banco, caso en el cual le será entregado el inmueble.

4.- ¿Qué formalidades deben cumplir las publicaciones del remate?

Una vez ordenado el remate, se anunciará por medio de avisos publicados cuatro veces en días distintos y debiendo mediar 20 días a lo menos, entre el primer aviso y la fecha de la subasta, en un periódico del departamento en que se siguiere el juicio y, si allí no lo hubiere, en uno de la capital de la provincia.

En el evento que se deba proceder a un nuevo remate, el número de avisos y el plazo que deba mediar entre la primera publicación y la fecha de la subasta, se reducirán a la mitad.

5.- ¿Qué ocurre si existieren otros acreedores que tuvieren hipotecas respecto del inmueble?

En dicho caso, se les deberá notificar la resolución que entregue en prenda pretoria el inmueble al Banco, o bien la que disponga el remate.

Los acreedores serán notificados personalmente para el primer remate y para los siguientes por cédula en el mismo lugar en que se les hubiere practicado la primera notificación, si no hubieren designado un domicilio especial en el juicio.

6.- ¿Cómo se fija el mínimo y las bases del remate?

El mínimo y las demás condiciones del remate serán fijados por el juez sin ulterior recurso, a propuesta del Banco, sin embargo, el mínimo del primer remate no podrá ser inferior al monto del capital adeudado, dividendos insolutos, intereses penales, costas judiciales y primas de seguro que recarguen la deuda. Los gastos del juicio serán tasados por el juez.

7.- ¿Qué ocurre el día del remate?

Una vez llegado el día del remate, se procederá a adjudicar el inmueble a favor del mejor postor y el Banco se pagará de su crédito sobre el precio del remate.

Para participar como postor en el remate se deberá rendir caución equivalente al 10% de la valoración del inmueble.

Los subastadores de propiedades en juicios regidos por la Ley General de Bancos no estarán obligados a respetar los arrendamientos que las afecten, salvo que éstos hayan sido otorgados por escritura pública inscrita en el Conservador de Bienes Raíces respectivo con antelación a la hipoteca del banco o autorizados por éste.

 

 

 

 

 

Previous post: