REMATE-EMBARGO-JUICIO HIPOTECARIO-DEUDAS

Los artículos 103 y siguientes de la Ley General de Bancos regulan el procedimiento en los juicios hipotecarios bancarios, el que consiste en términos generales en lo siguiente:
Es un juicio ejecutivo especial que genera el Banco en el evento que los deudores no hubieren satisfecho las cuotas o dividendos en los plazos estipulados o acordados.

1.- En qué consiste el juicio hipotecario?

Consiste en que el Banco requiere judicialmente al deudor para que pague en el término de 10 días las cuotas o dividendos que se encuentran insolutos, incluyendo los intereses, reajustes y costas que correspondan.
Transcurrido dicho plazo sin que el deudor pague el Banco puede solicitar al tribunal el remate del inmueble hipotecado o su entrega en prenda pretoria.

2.- Puede el deudor oponerse al remate?

La Ley General de Bancos establece sólo tres posibilidades para oponerse al embargo y éstas son:
a) Pago de la deuda.
b) Prescripción.
c) No empecer el título al ejecutado.

La oposición por parte del ejecutado o deudor se tramitará como incidente, esto es, una cuestión accesoria al juicio.

3.- Cómo hacer para paralizar un juicio hipotecario?

Respecto de la suspensión de la acción hipotecaria es preciso señalar que existen varios abogados o asesores jurídicos que ofrecen detener o paralizar los remates decretados por el tribunal. Ahora bien, Cómo lo hacen?
Presentan un incidente de nulidad de todo lo obrado en el juicio respectivo alegando que durante el proceso se cometío un vicio que causa un perjucio para su parte, como por ejemplo: falta de emplazamiento o no haber sido notificado según lo establecido legalmente. Así las cosas, para la presentación de la nulidad el deudor debe haber estado rebelde en el juicio o inactivo.
Es muy importante, que usted, al momento de asesorarse vea bien todas las alternativas, puesto que, existen muchas personas que se aprovechan de la necesidad y desesperación de las personas.

4.- En qué consiste que un inmueble sea entregado en prenda pretoria?

Consiste que el banco percibirá las rentas, entradas o productos del inmueble cualquiera sea el poder en que se encuentre y cubiertas las contribuciones, gastos de administración y gravámenes preferentes a su crédito, las aplicará al pago de las cuotas adeudadas, llevando cuenta para entregar al deudor el saldo, si lo hubiere. En cualquier momento en que el deudor efectúe el pago de las cantidades debidas al banco, le será entregado el inmueble.